El pasado año, tuve la posibilidad de realizar varias visitas a las instalaciones de salto de esquí «Bergisel», en Innsbruck, donde se celebraron en dos ocasiones las olimpiadas de invierno.

Durante esos eventos, estoy seguro de que fue un lugar muy utilizado. Seguro que también durante la celebración, dos días al año, de las pruebas del mundial de esquí. Pero cual fue mi sorpresa al encontrarme con un lugar desangelado, ocupado únicamente por turistas (como yo), que no tuvieron la suerte de conocerlo en su máximo esplendor.

Hablo de un lugar que no tiene la afluencia que debería tener gracias al tamaño y la ubicación tan privilegiado en el que esta enclavado. Encontré un espacio en el que tenía la sensación de no poder hacer nada, puesto que lo único posible era subir a un mirador que ofrecía las mismas vistas que encontramos desde la parte baja. En ese momento me vino a la cabeza otra visita que hice al salto mas grande de Europa, en Oslo, donde únicamente podíamos ver la plataforma y un par de locales adyacentes funcionando como tiendas.

Arquitectura Estacional

(Fuente: www.actualidadviajes.com)

Desde bm2 tenemos la sensación de que estamos ante un problema de origen, ya que estas instalaciones no han sido pensadas para ofrecer otra actividad que no sea la competición. Pensamos que deberíamos encontrarnos con lugares donde se pudieran compaginar las actividades deportivas de invierno con otras accesibles para todo tipo de personas.

En la línea de lo anterior, actualmente podemos encontrar algunos ejemplos que ya proponen tímidamente esta hibridación de usos, pero que aun no terminan de adaptarse correctamente. Estamos hablando, entre otros, de lugares tan conocidos como Sierra Nevada en Granada donde se ofrecen actividades como «down hill» o senderismo, pero que aun así nos sugiere que no funciona como se debería esperar. Lugares de una amplia extensión que aceptan una gran afluencia de personas que podemos encontrar sobredimensionados durante las temporadas de “verano”.

Arquitectura Estacional

(Fuente: www.sierranevada.es)

Desde bm2 proponemos otros usos, no deportivos, mediante los cuales nos podamos aprovechar tanto de los paisajes como de las instalaciones existentes. ¿Os imagináis algún tipo de actividad socio-cultural en estos lugares? Un ejemplo perfecto serían actividades tipo conciertos o representaciones, donde nos podamos servir de la topografía y graderíos que se encuentran en estos lugares para crear sensaciones al visitante muy interesantes.

En un futuro, espero no muy lejano, me gustaría poder visitar de nuevo alguno de estos lugares con otra función que no sea el deportivo o como hito turístico, sino para poder asistir, por qué no, a un concierto de mi banda favorita o una representación teatral.