La creciente globalización del deporte así como la lucrativa financiación de grandes proyectos es un hecho hoy en día y en consecuencia vemos la proliferación de edificios y grandes complejos deportivos en los lugares y condiciones más insospechados. Qatar 2022 es un buen ejemplo de ello ya que ha sido elegida recientemente como sede para la celebración de la copa mundial de fútbol en esta fecha. En ‘y además, fútbol’ ya tratábamos el tema de los estadios de fútbol y hoy desde bm2sport nos preguntamos acerca de los retos que conlleva desarrollar uno en este tipo de emplazamientos.

El país de Qatar se encuentra situado al este del continente asiático y presenta un clima desértico, con temperaturas que pueden llegar a alcanzar los 50º durante el día. Este tipo de condiciones hacen imposible la práctica del deporte, tanto para los jugadores como para los aficionados, lo que implica el reto de emplear estrategias innovadoras tanto en la construcción como en el diseño con el fin de conseguir unas condiciones de juego que cumplan los estándares mundiales.

Qatar 2022Fuente: (commons.wikimedia.org)

A diferencia de los estadios europeos, donde se emplean cubiertas inclinadas para dar respuesta a la lluvia de los climas más húmedos, en Qatar se emplearán cubiertas de grandes dimensiones y con amplios vuelos, de forma que sean capaces de proteger de la radiación solar a todos los aficionados y poder iluminar la cancha de juego. Un buen ejemplo de ello es el estadio de Al Wakrah, en la ciudad de Doha, de cuyo diseño se ha encargado Zaha Haddid Architecs.

Qatar 2022Fuente: (sc.qa)                                                                Fuente: (aecom.com)

La ubicación también jugará un papel fundamental, pues una buena parte de los estadios se encontrará en puertos o bahías, en contacto con grandes superficies de agua que ayuden a suavizar las altas temperaturas. El estadio Doha Port, también en Doha, emplea esta estrategia. Su diseño corre a cargo de Albert Speer & Partner GmbH.

Qatar 2022Fuente: (www.ready2go.mx)

El desplazamiento de los aficionados es otro de los temas a tratar ya que las altas temperaturas hacen imposible el recorrido de largas distancias. Por ello los complejos serán compactos y estarán muy bien conectados mediante tren y metro de manera que las distancias a recorrer no superen los 40 km. El estadio Qatar Foundation  en la ciudad de Doha o el Lusail Iconic en Lusail (estadio de la final) son los que mejor reflejan estas premisas. Los diseños de ambos estadios corresponden a FIA architecs y Fosters + Partners respectivamente.

Qatar 2022Fuente: (sc.qa)

Qatar 2022

                      Fuente: (fosterandpartners.com)                                   Fuente: (protenders.com)

Pero siendo realistas, con temperaturas que superan los 45 grados a la sombra, es necesario proporcionar un sistema de refrigeración que analizamos a continuación, y que ha sido uno de los mayores retos en la construcción de los estadios.

La estrategia consiste en aprovechar la alta radiación solar y las grandes superficies libres que existen alrededor del emplazamiento de los estadios. Se colocarán huertas solares alrededor de los mismos, formadas por recolectores solares y fotovoltaicos. Utilizando un innovador sistema de dinámica de fluidos, esta energía se utilizará para enfriar agua, almacenándola en grandes depósitos bajo el graderío y el terreno de juego que a su vez, se empleará para generar aire frío que será impulsado al estadio por los asientos, logrando conseguir temperaturas inferiores a los 28º dentro del campo consiguiendo un salto térmico de hasta 20º respecto al exterior. Como el aire frío pesa más que el caliente, se mantendrá abajo y enfriará también el terreno de juego por lo que se hace necesario un diseño de cubiertas y fachadas que no permita la entrada del viento.

En definitiva, las características tan particulares de este emplazamiento son una gran oportunidad para la innovación y el desarrollo de nuevas técnicas y soluciones que no deben ser desaprovechadas por la arquitectura o la ingeniería, pero cabe preguntarnos ¿A qué precio? El coste de los estadios, el derroche de recursos energéticos o las condiciones laborales de los trabajadores son otros de los temas que están a la orden del día en la organización de este mundial.

Según palabras de Jack Boyle, experimentado en el desarrollo de estadios y proyectos en Qatar,”El costo inicial para crear todos estos sistemas alternativos de energía puede ser muy alto, así que uno debe considerar cuál va a ser el retorno de la inversión. Pero tal vez en Qatar no estén preocupados del todo por el retorno de la inversión.”

Escrito por nuestro arquitecto colaborador José Antonio Castro Mingorance.