Instalaciones Deportivas. Vestuarios. Ubicación y tipos

Desde bm2sport arquitectura y deporte, habíamos iniciado una serie de entradas en las que, de manera resumida y desde nuestro punto de vista, destacábamos los aspectos más interesantes a tener en cuenta en el momento de diseñar los espacios que formalizan el conjunto de una instalación deportiva. Aquella fue referente a los vestíbulos. Ahora, siguiendo un recorrido lógico desde el punto de vista del usuario, es el turno de los vestuarios.

Debemos tener en cuenta que en ellos se realiza la transición, pasando por el vestíbulo, entre la calle y la actividad física y viceversa. Por tanto, en torno a ellos se genera mucha actividad y es una pieza clave en el organigrama de la instalación.

Antes de centrarnos en su ubicación, y en función de los usuarios y la edad de los mismos, podemos clasificarlos en varios tipos: infantiles (0-9 años), generales (a partir de 10 años), de jueces y de monitores. Salvo en el primer caso, se debe hacer siempre una distinción entre masculinos y femeninos.

Dependiendo de las dimensiones del centro, esta clasificación puede hacerse más compleja. Así, podemos hacer una distinción dentro de los infantiles y dividirlos en “de 0 a 3 años” y “de 4 a 9 años”; en los generales “de 10 a 14″ y “de 15 en adelante”; y también en estos últimos en “de actividades en seco” y “de actividades acuáticas”.

Cuanto más modulados y divididos estén, más versátiles son y tendremos más posibilidades de adaptación del centro deportivo a las “modas deportivas” y situaciones no cotidianas, como celebraciones de eventos sociales o deportivos, competiciones, campus, stages y actividades no habituales. El hecho de que se planteen “unisex” también favorece en gran medida a su polivalencia.Vestuarios

En cuanto a su ubicación, es muy operativo que estén situados en una posición inmediata una vez pasados los tornos y en el mismo plano donde se vaya a realizar la actividad física, con la excepción de los vestuarios infantiles que pueden tener acceso directo desde el vestíbulo desde un punto próximo al control, sin pasar por ellos. Los padres no tienen por qué ser socios de la misma y así, evitaríamos tener dentro de la instalación a personas ajenas a esta.

En el caso en que no se puedan ubicar en el mismo plano, es útil formalizar un vestíbulo previo (V1), donde esté ubicada la escalera desde la que se acceda a los espacios donde se va a generar la actividad física.

El organigrama parcial tipo de una instalación en la que convivan actividades en seco y acuáticas podría ser el siguiente,

Vestuariossiendo V1 el vestibulo previo a los vestuarios mencionado anteriormente y V2 otro previo a la zona de piscinas, que marca el límite entre pies calzados y pies descalzos.

Es muy recomendable, siempre que sea posible, que estén ubicados de manera que cuenten con iluminación y ventilación naturales. Así, reducimos la probalilidad de que aparezcan olores y condensaciones y la estancia en ellos resultará mucho más agradable.

Vestuarios